Especiales

Ada Romero – Creo Que Puedo Volar

POR ESTA RAZON EL HOMBRE DEJARA A SU PADRE Y A SU MADRE,
Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE; por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne.
Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.

Marcos 10:7-9.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar