Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
y renueva un espíritu recto dentro de mí.
Sal 51:10