Sin embargo, Dios no se agradó de la mayor
parte de ellos, pues quedaron tendidos en el desierto.
Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a
fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron.
1Co 10:5-6

Apostol Sergio Enriquez El Tabernaculo de la perdicion 2