En este momento estás viendo Bendecidos para bendecir – Andrés Corson

Bendecidos para bendecir – Andrés Corson

Bendecidos para bendecir – Andrés Corson

Luc 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Mal 3:10 Traed todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en mi casa; y ponedme ahora a prueba en esto–dice el SEÑOR de los ejércitos– si no os abriré las ventanas del cielo, y derramaré para vosotros bendición hasta que sobreabunde.
Mal 3:11 Por vosotros reprenderé al devorador, para que no os destruya los frutos del suelo; ni vuestra vid en el campo será estéril–dice el SEÑOR de los ejércitos.
Mal 3:12 Y todas las naciones os llamarán bienaventurados, porque seréis una tierra de delicias–dice el SEÑOR de los ejércitos.

Pro 3:9 Honra al SEÑOR con tus bienes y con las primicias de todos tus frutos;
Pro 3:10 entonces tus graneros se llenarán con abundancia y tus lagares rebosarán de mosto.

2Co 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.
2Co 9:7 Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.
2Co 9:8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra;
2Co 9:9 como está escrito: EL ESPARCIO, DIO A LOS POBRES; SU JUSTICIA PERMANECE PARA SIEMPRE.
2Co 9:10 Y el que suministra semilla al sembrador y pan para su alimento, suplirá y multiplicará vuestra sementera y aumentará la siega de vuestra justicia;
2Co 9:11 seréis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios.
2Co 9:12 Porque la ministración de este servicio no sólo suple con plenitud lo que falta a los santos, sino que también sobreabunda a través de muchas acciones de gracias a Dios.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Luis Bravo

    Muchas veces nos cuesta dar, pero debemos pedirle a Dios que nos ayude a tener un corazón generoso.

Deja una respuesta