Cara a cara – Veinte Veinte


#musica #musicacristiana #amor #diadelseñor
¡Cuán preciosas son tus moradas, oh SEÑOR de los ejércitos!
Anhela mi alma, y aun desea con ansias los atrios del SEÑOR; mi corazón y mi carne cantan con gozo al Dios vivo.
Salmo 84:1-2.


Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *