Dante Gebel – Acromatopsia

Dante Gebel – Acromatopsia

Algunos vamos por la vida controlando la intensidad de nuestras emociones, en nuestro afán por parecernos a esa estoica imagen que en ocasiones tenemos del Señor. Sin embargo, no podemos ver a la totalidad de nuestro Dios, si sufrimos de acromatopsia del alma. Las fotografías emocionales de Dios, no son en blanco y negro; son a color y tienen todas las sombras y los matices que nuestra imaginación pueda concebir.

Por eso, Dios quiere restaurarnos la capacidad de expresividad. No más falsas sonrisas, ni dolores restringidos. Como verdaderos hijos del Padre, necesitamos permitirnos un disfrute intenso y prolongado, sin sentimiento de culpa; y también debemos permitirnos expresar profundamente las penas, la ternura, la ira y, principalmente el amor de Dios.

La acromatopsia (también llamada monocromatismo) es una enfermedad congénita y no progresiva que consiste en una anomalía de la visión a consecuencia de la cual sólo son percibidos los colores blanco, negro, gris y todas sus tonalidades. La enfermedad está producida por una alteración en los conos, las células fotorreceptoras de la retina sensibles al color.

Hch 17:22 Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos;
Hch 17:23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.
Hch 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,
Hch 17:25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

Hch 17:26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación;
Hch 17:27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.
Hch 17:28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.

Hch 17:29 Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.
Hch 17:30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;
Hch 17:31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

Hch 17:32 Pero cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se burlaban, y otros decían: Ya te oiremos acerca de esto otra vez.
Hch 17:33 Y así Pablo salió de en medio de ellos.
Hch 17:34 Mas algunos creyeron, juntándose con él; entre los cuales estaba Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos.

1 comentario en “Dante Gebel – Acromatopsia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.