Dante Gebel – Anónimo

Dante Gebel – Anónimo

Quizás al igual que a Agar, la esclava ‘insignificante’ al servicio de Sara y Abraham, hoy sientes que a ti te tocó ser parte de ese enorme ejército que nunca tendrá reconocimiento ni medallas, al menos de este lado del sol.

Pero si perseveras en fe y obedeces al Señor, Él te honrará; y esa honra vale más que la de cualquier mortal. Recuerda que Dios te ha dado una misión invisible, y Él ve cada una de tus obras, de tus logros, de tus lágrimas y de tus sacrificios.

Gén 21:14 Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.

Gén 21:15 Y le faltó el agua del odre, y echó al muchacho debajo de un arbusto,
Gén 21:16 y se fue y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente, el muchacho alzó su voz y lloró.

Gén 21:17 Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.
Gén 21:18 Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación.

Gén 21:19 Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho.
Gén 21:20 Y Dios estaba con el muchacho; y creció, y habitó en el desierto, y fue tirador de arco.
Gén 21:21 Y habitó en el desierto de Parán; y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto.

1 comentario en “Dante Gebel – Anónimo”

Deja un comentario