Dante Gebel – Mi pecado favorito

Dante Gebel – Mi pecado favorito

Aun cuando los pecados de nuestra familia nos hayan puesto en un pozo -igual que hicieron con José sus hermanos-, cada uno de nosotros es el único responsables de salir de ahí… pero no lo podremos hacer solos. El Señor nos librará sacándonos de cualquier pozo, siempre y cuando nos humillemos a nosotros mismos, dejemos atrás nuestra vanidad, nuestra inseguridad y clamemos sin arrogancia por Su favor. Recordemos que Dios usó para bien lo que los hermanos de José hicieron para causarle daño. ¡Es tiempo de superar y dejar atrás los amargos incidentes que nos atan y de hacer algo con nuestra vida!

Sal 40:1 Para el director del coro. Salmo de David. Al SEÑOR esperé pacientemente, y El se inclinó a mí y oyó mi clamor.
Sal 40:2 Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos.
Sal 40:3 Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; muchos verán esto, y temerán, y confiarán en el SEÑOR.

Sal 40:7 Entonces dije: He aquí, vengo; en el rollo del libro está escrito de mí;
Sal 40:8 me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.