No os engañéis;
Dios no puede ser burlado:
pues todo lo que el hombre sembrare,
eso también segará.
Galatas 6:7.