Dios suple nuestras necesidades, no nuestros caprichos – Cesia Bravo



También te podría gustar...