Dios prepara un hogar para los solitarios;
conduce a los cautivos a prosperidad;
sólo los rebeldes habitan en una tierra seca.
Psa 68:6