El poder de las palabras y de la música – Andres Corson

La Biblia dice que debemos amar a Dios con todo nuestro ser pero ¿cómo lograr que todo nuestro cuerpo, que toda nuestra mente y todo nuestro ser alabe a Dios? ¿Cómo lograr conectarnos con Dios?

Sal 103:1 Salmo de David. Bendice, alma mía, al SEÑOR, y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Sal 103:2 Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios.
Sal 103:3 El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades;
Sal 103:4 el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión;
Sal 103:5 el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.

Para esto Dios nos ha dado dos herramientas poderosas y acerca de eso quiero hablar hoy.

Estas armas son nuestras palabras y la música.

2Co 10:3 Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne;
2Co 10:4 porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;
2Co 10:5 destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo,
2Co 10:6 y estando preparados para castigar toda desobediencia cuando vuestra obediencia sea completa.

Nuestra boca tiene poder sobre todo nuestro cuerpo, nuestras palabras tienen poder por eso tenemos que cuidarnos de lo que hablamos.

Pro 18:20 Con el fruto de su boca el hombre sacia su vientre, con el producto de sus labios se saciará.
Pro 18:21 Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto.

A Dios le gusta la música, cuando él está feliz canta sobre nosotros.

Sof 3:17 El SEÑOR tu Dios está en medio de ti, guerrero victorioso; se gozará en ti con alegría, en su amor guardará silencio, se regocijará por ti con cantos de júbilo.

El poder de las palabras y de la música - Andres Corson - 4 Noviembre 2012