En la rueda del Alfarero – Joel Osteen

En la rueda del Alfarero – Joel Osteen

No se supone que la oración deba eliminar cada dificultad de nuestra vida. De hecho, Dios utiliza las situaciones incómodas de nuestras vidas para pasarnos por medio del fuego del refinador y moldear nuestro carácter. No se supone que debamos quedarnos en el mismo lugar año tras año.

Cada reto, ofensa, demora, persona difícil de tratar, son una oportunidad de refinar y hacer crecer su carácter. Conforme es desarrollado su carácter, Dios le puede confiar más influencia, responsabilidad y recursos.

En este dinámico mensaje, descubrirá cómo pasar estas “pruebas de vida” y quedarse sobre la rueda del Alfarero. ¡Y prepárese para aquel próximo nivel de abundancia y favor!

Isa 64:8 Mas ahora, oh SEÑOR, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros.
Isa 64:9 No te enojes en exceso, oh SEÑOR, ni para siempre te acuerdes de la iniquidad; he aquí, mira, te rogamos, todos nosotros somos tu pueblo.

Jer 18:1 Palabra que vino a Jeremías de parte del SEÑOR, diciendo:
Jer 18:2 Levántate y desciende a la casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras.

Jer 18:3 Entonces descendí a casa del alfarero, y he aquí, estaba allí haciendo un trabajo sobre la rueda.
Jer 18:4 Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella otra vasija, según le pareció mejor al alfarero hacerla.

Jer 18:5 Entonces vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo:
Jer 18:6 ¿No puedo yo hacer con vosotros, casa de Israel, lo mismo que hace este alfarero?–declara el SEÑOR. He aquí, como el barro en manos del alfarero, así sois vosotros en mi mano, casa de Israel.

Jer 18:7 En un momento yo puedo hablar contra una nación o contra un reino, de arrancar, de derribar y de destruir;
Jer 18:8 pero si esa nación contra la que he hablado se vuelve de su maldad, me arrepentiré del mal que pensaba traer sobre ella.

Jer 18:9 Y de pronto puedo hablar acerca de una nación o de un reino, de edificar y de plantar;
Jer 18:10 pero si hace lo malo ante mis ojos, no obedeciendo mi voz, entonces me arrepentiré del bien con que había prometido bendecirlo.

1 comentario en “En la rueda del Alfarero – Joel Osteen”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.