En este momento estás viendo Esta Bestia puede cambiar el mundo – IBM y su computador cuantico

Esta Bestia puede cambiar el mundo – IBM y su computador cuantico

Esta Bestia puede cambiar el mundo – IBM y su computador cuantico

Dan 12:3 Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.
Dan 12:4 Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro(D) hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.

La computación cuántica está dando sus primeros pasos, y las consecuencias de poder utilizar ordenadores cuánticos, positivas y negativas, están a duras penas siendo calibradas en la actualidad por los expertos, aunque ya sabemos una consecuencia clara y radical: Buena parte de la capacidad de internet se sostiene en la seguridad.

Sin embargo, la capacidad de cálculo de esta nueva tecnología hace que la encriptación actual de la red sea inútil, y por su facilidad para descifrarla, habrá que definir nuevos protocolos de seguridad para mantenerla a flote antes que máquina cuántica “entre en la sala”.

En el mejor de los casos, eso sucedería dentro de una década, y para entonces sistemas de encriptación robustos y a prueba de ordenadores cuánticos habrán tenido que ser desarrollados… si alguien no se adelanta por su cuenta y saca provecho de ello.

Al tiempo que empresas de todo el mundo andan a la carrera por hacer ordenadores cuánticos cada vez más estables y potentes, lo cual va íntimamente unido, se tiene que definir un nuevo protocolo de encriptación cuántica o postcuántica que permita mantener a buen recaudo los billones de comunicaciones, claves y mensajes encriptados que circulan por el mundo cada año.

En este vídeo introductorio nos adentramos en el apasionante mundo del ordenador/computador cuántico, y cómo su capacidad de cálculo superior abre nuevas puertas al mundo de la investigación, la ciencia, y también, por qué no decirlo, al control de la información que circula por le mundo.

Deja una respuesta