¡Aleluya! Oh alma mía, alaba al SEÑOR. Alabaré al SEÑOR mientras yo viva; cantaré alabanzas a mi Dios mientras yo exista. Salmos 146:1-2.