Por tanto, al Rey de los siglos,
inmortal, invisible,
al único y sabio Dios,
sea honor y gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
1 Timoteo 1:17.

[youtube]INZD8x66Va4[/youtube]