Andres Corson

La armadura de Dios – Andrés Corson

Iglesia El Lugar de Su Presencia, Bogota Colombia

La armadura de Dios – Andrés Corson

Ponernos la armadura espiritual es un mandato de Dios para resistir al enemigo y mantenernos firmes ante sus ataques: Efesios 6:11-13 dice: “Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo.

Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.

Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes”.

1. El cinturón de la verdad:
Lo primero que debemos ponernos es el cinturón de la verdad. Satanás es mentiroso y padre de toda mentira (Juan 8:44). Un cristiano pierde su posición de autoridad cuando cree las mentiras del enemigo pero también cuando dice mentiras.

2. La coraza de la justicia de Dios:
“Defiendan su posición, poniéndose la coraza de la justicia de Dios”, Efesios 6:14.
Tiene que ver con lo que somos en Cristo y con nuestra forma de vivir.

3. El calzado de las buenas noticias que traen paz:
Nuestros pies son muy importantes en la guerra espiritual. Romanos 16:20 dice: “El Dios de paz pronto aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes”.

4. El escudo de la fe:
El propósito de este escudo es impedir que las flechas del diablo lleguen a nuestro corazón. El enemigo nos conoce y sabe cuál es el dardo que puede destrozarnos. Los dardos pueden ser calumnias, chismes, juicios, etiquetas, envidias, maldición que las personas ponen sobre nosotros. Cuando eso sucede debemos levantar el escudo de la fe para que no nos afecte.

5. El yelmo de la salvación:
Un soldado cubre su cabeza no solo para protegerse sino como señal de que está bajo autoridad. El yelmo de la salvación es como una sombrilla que nos protege.

6. La espada del Espíritu:
Con las otras piezas de la armadura nos protegemos, pero con la espada del Espíritu, atacamos. Cuando Satanás tentó a Jesús, él dijo: “Escrito está…”. Para usarla necesitamos conocer la Palabra de Dios.

7. Orar en lenguas:
Efesios 6:18 dice: “Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes”.

La oración en lenguas es un arma poderosa para enfrentar al enemigo, cuando lo hacemos, oramos la perfecta voluntad de Dios, hablamos directo con Él, edificamos nuestro espíritu y es la puerta de entrada a los dones de profecía, revelación y discernimiento.

La armadura de Dios - Andrés Corson - 13 Mayo 2015

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar