La Depresion En Medio De La Crisis – Apostol Edwin Garcia

La Depresion En Medio De La Crisis – Apostol Edwin Garcia

La Depresion En Medio De La Crisis – Apostol Edwin Garcia

Los noticieros han estado hablando acerca de los problemas emocionales que la gente esta sufriendo, escuche un caso de una doctora que se deprimio tanto por lo que estaba viendo en el hospital, que termino quitandose la vida.

Hay muchas personas a las que les esta dando depresión, y satanas lo aprovecha lanzando dardos a las circunstancias que estamos viviendo.

El enemigo de nuestra alma quiere que nos deprimamos y le demos lugar a lo que estamos viviendo, pero debemos recordar que en Cristo somos más que vencedores, como dice la Biblia: Diga el debil fuerte soy.

El mundo esta usando antidepresivos, a traves de drogas, pero Dios quiere que nosotros encontremos el verdadero gozo que es nuestra fortaleza, para vencer las cosas negativas y los sentimientos negativos que estamos enfrentando.

La Depresion En Medio De La Crisis (Apostol Edwin Garcia - Domingo 05/03/20)

Sal 38:6 Me siento cansado, y totalmente deprimido; todo el día ando muy triste.
Sal 38:7 Estoy ardiendo en fiebre; nada en mi cuerpo está sano.
Sal 38:8 Estoy muy débil y adolorido; tengo la mente aturdida. ¡Por eso me quejo!
Sal 38:9 Dios mío, pongo ante ti mis más grandes deseos; ¡no te los puedo esconder!
Sal 38:10 Mi corazón late con ansias, las fuerzas me abandonan, la vista se me nubla.
Sal 38:11 Mis amigos más queridos se quedan lejos de mí por causa de mis males; mis parientes cercanos se mantienen a distancia.

Sal 38:12 Los que quieren matarme me ponen trampas; los que buscan mi mal amenazan con destruirme, ¡no hay un solo momento en que no hagan planes contra mí!
Sal 38:13 Pero yo cierro los oídos y hago como que no los oigo; me hago el mudo y no digo nada.
Sal 38:15 Mi Señor y Dios, yo en ti confío; tú serás quien les responda.
Sal 38:16 Sólo una cosa te pido: si acaso llego a caer, no les concedas el gusto de burlarse de mí.
Sal 38:17 Casi me doy por vencido; este dolor no me deja en paz.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta