El SEÑOR edifica a Jerusalén;
congrega a los dispersos de Israel;
sana a los quebrantados de corazón,
y venda sus heridas.
Salmo 147:2-3.