En este momento estás viendo Legalismo, enemigo de la iglesia del fin – Dr. Othoniel Rios Paredes

Legalismo, enemigo de la iglesia del fin – Dr. Othoniel Rios Paredes

Legalismo, enemigo de la iglesia del fin – Dr. Othoniel Rios Paredes

Mat 23:25 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.
Mat 23:26 ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio.

Mat 23:27 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
Mat 23:28 Así también vosotros, por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad.

Mat 23:1 Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos,
Mat 23:2 diciendo: Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés.
Mat 23:3 De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen.

Mat 23:4 Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.

Mat 23:5 Sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres; pues ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos ;
Mat 23:6 aman el lugar de honor en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,
Mat 23:7 y los saludos respetuosos en las plazas y ser llamados por los hombres Rabí.

Mat 23:8 Pero vosotros no dejéis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos.
Mat 23:9 Y no llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.
Mat 23:10 Ni dejéis que os llamen preceptores; porque uno es vuestro Preceptor, Cristo.

Mat 23:11 Pero el mayor de vosotros será vuestro servidor.
Mat 23:12 Y cualquiera que se ensalce, será humillado, y cualquiera que se humille, será ensalzado.

Deja una respuesta