Los planes de Dios nunca serán frustrados – Andrés Corson



También te podría gustar...