No hay autoridad, sino de parte de Dios – Luis Bravo



También te podría gustar...