Inicio » Carlos Olmos » Pelea por lo tuyo – Carlos Olmos

Pelea por lo tuyo – Carlos Olmos

Pelea por lo tuyo – Carlos Olmos

Si Dios permite que queden textos en la Biblia es porque son importantes para nosotros.

Si nosotros descubrirnos como el diablo nos ataca hoy, posiblemente esa sea la forma como realmente lo hace.

Personalmente creo que somos objetivo militar de las tinieblas pues el enemigo odia todo lo que Dios ama; quiero que sepan que Jesús no murió en la cruz por los animales, ni por las plantas, ni por la naturaleza aunque a Él le gusta porque Él lo hizo, en la cruz Jesús murió nosotros, por los hombres y por las mujeres.

Cuando una persona toma le decisión de seguir a Dios en ese momento se vuelve el foco de las tinieblas, el enemigo va a querer atacar a esa persona para que vuelva atrás y reniegue de su fe.

El libro de Job nos enseña cosas muy interesantes con respecto a los planes del mal y la forma como el enemigo busca atacarnos.

Lo que el enemigo quiere es que maldigamos a Dios.

Nosotros tenemos que pelear por nuestra vida, nuestra familia, nuestras finanzas, nuestra salud. Si no peleamos nosotros ¿Quién lo hará?

Job 1:7 Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿De dónde vienes? Entonces Satanás respondió al SEÑOR, y dijo: De recorrer la tierra y de andar por ella.
Job 1:8 Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿Te has fijado en mi siervo Job? Porque no hay ninguno como él sobre la tierra, hombre intachable y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.
Job 1:9 Respondió Satanás al SEÑOR: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?
Job 1:10 ¿No has hecho tú una valla alrededor de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? Has bendecido el trabajo de sus manos y sus posesiones han aumentado en la tierra.
Job 1:11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, verás si no te maldice en tu misma cara.
Job 1:12 Entonces el SEÑOR dijo a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu poder; pero no extiendas tu mano sobre él. Y Satanás salió de la presencia del SEÑOR.

Pelea por lo tuyo - Carlos Olmos - 21 Noviembre 2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *