He aquí, Dios es el que me ayuda;
el Señor es el que sostiene mi alma.
Sal 54:4