No me abandones, oh SEÑOR; Dios mío, no estés lejos de mí.
Apresúrate a socorrerme, oh Señor, salvación mía.
Sal 38:21-22