Inicio » Dante Gebel » Soy leyenda – Dante Gebel, River Church, Anaheim California

Soy leyenda – Dante Gebel, River Church, Anaheim California

Soy leyenda – Dante Gebel

Para ser considerados ‘leyenda’, hay que ser sabios al tomar decisiones en la vida, reconocer nuestras limitaciones, cambiar y adaptarnos a lo nuevo aunque no lo entendamos… y sobre todo hay que trabajar duro para lograr nuestro propósito con Dios.

Dante Gebel #639 | Soy leyenda

El hombre sabio refina su arte, su oficio, su vida, y se enfrasca en una búsqueda continua de excelencia. Para ser leyenda hay que vivir la vida con temple, y el temple y el carácter se adquieren afilando el hacha.

Estudia, prepárate, cambia, no dejes de aprender y no te paralices; sigue golpeando tu árbol con el hacha, porque Dios te apoya y bendice tu vida.

Pro 8:1 ¿No clama la sabiduría, y levanta su voz la prudencia?
Pro 8:2 En la cima de las alturas, junto al camino, donde cruzan las sendas, se coloca;
Pro 8:3 junto a las puertas, a la salida de la ciudad, en el umbral de las puertas, da voces:
Pro 8:4 Oh hombres, a vosotros clamo, para los hijos de los hombres es mi voz.
Pro 8:5 Oh simples, aprended prudencia; y vosotros, necios, aprended sabiduría.
Pro 8:6 Escuchad, porque hablaré cosas excelentes, y con el abrir de mis labios rectitud.
Pro 8:7 Porque mi boca proferirá la verdad, abominación a mis labios es la impiedad.

Pro 8:12 Yo, la sabiduría, habito con la prudencia, y he hallado conocimiento y discreción.
Pro 8:13 El temor del SEÑOR es aborrecer el mal. El orgullo, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa, yo aborrezco.
Pro 8:14 Mío es el consejo y la prudencia, yo soy la inteligencia, el poder es mío.
Pro 8:15 Por mí reinan los reyes, y los gobernantes decretan justicia.
Pro 8:16 Por mí gobiernan los príncipes y los nobles, todos los que juzgan con justicia.
Pro 8:17 Amo a los que me aman, y los que me buscan con diligencia me hallarán.
Pro 8:18 Conmigo están las riquezas y el honor, la fortuna duradera y la justicia.
Pro 8:19 Mi fruto es mejor que el oro, que el oro puro, y mi ganancia es mejor que la plata escogida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *